Google+ Followers

sábado, 21 de febrero de 2015

La Teoría del Todo....

Hace poco vi la Teoría del Todo y he tardado unos días en procesar el impacto que me causó...La verdad es que no conocía mucho sobre cómo se había ido desarrollando su enfermedad, pero me sentí muy identificada e incapaz de dejar de llorar en los primeros minutos....es como si me viera reflejada en cada uno de los instantes....y durante esos minutos no me hizo falta decirle a mi chico lo que me pasaba, me agarraba la mano para apoyarme...
Cuando te diagnostican una enfermedad genética y degenerativa que te puede llevar a una silla de ruedas,  todo tu mundo se desmorona y más cuando te dicen que poco se puede hacer, salvo llevar una vida más tranquila, no hacer esfuerzos físicos, no coger peso, hacer tareas de manera pausada, no llevar tacones, que no te pueden dar masajes porque podrían romper algo y que sólo leves ejercicios te pueden ayudar, y sientes que todo carece de sentido, te rebelas, te enfadas, lloras de impotencia, de rabia y sientes que nadie te va a entender...Con 15 años me diagnosticaron hiperlaxitud ligamentosa, no sería exactamente una enfermedad rara pero tampoco es la más conocida del mundo, así que yo diría que sí...Consiste en que tus ligamentos son tan laxos o largos que se pueden romper y te provocan esguinces, contracturas, tendinitis, te salen ganglios y puedes pasar meses enteros con crisis dolorosas en las que no levantas cabeza....los esguinces te duran meses y nunca terminan de curar....y las soluciones son pocas la verdad...

Pero yo he intentando, aunque haya gente que no lo piense, convivir con ella, con mis limitaciones, sabiendo que no puedo hacer determinadas cosas porque suponen un sobreesfuerzo para mis ligamentos y sí no es cuestión de ser vaga, como han pensado más de una vez.....si me hago esguinces andando por la calle, os podéis imaginar mis opciones en la montaña....tengo que llevar el ritmo que marcan las circunstancias...

Cuando me la diagnosticaron llore mucho, me sentía inútil, triste, fuera de lugar...y si no hubiera sido por el apoyo incondicional de mis padres, mi hermana y mi amiga Gema no sé dónde habría podido llegar...sólo ellos y ahora Antonio, entienden al 100x100 mi situación, han visto como se han caído cosas de las manos, como se me ha caído una bolsa del brazo o como no he podido salir de casa porque estaba machacada de dolores....Parece sorprendente pero no es fácil que la gente sienta cierta empatía  ante este tipo de cosas, muchas veces no entiende cómo te cambia la vida, lo que se sufre y como yo intento poner al mal tiempo buena cara, diciendo que tengo un curso completo de momificación porque yo misma me pongo mis vendas para las cosas que puedo controlar...

Y ufs la película me removió esos malos momentos, esos días de sufrimientos, los dolores diarios, para mí no es llevar guantes de octubre a mayo es tan importante como llevar un abrigo, sin ellos los dolores serían todavía peores, ya que las manos me duelen constantemente por el frío....y la gente que está conmigo continuamente ve cómo se me están deformando los dedos por mi artrosis precoz heredada, otro regalito de la vida,  aunque podría ser peor, está clarísimo...Cuando paso un día que no tengo dolores o cuando llega el buen tiempo y mis males parecen disiparse un poco, pienso que he tenido un buen día, pero quizás son muchos más los malos...Esos días en si llevas una venda o una férula en la mano, tardas media hora en pelar una patata o cualquier cosa, que tienes que hacer encaje de bolillos para partirte un filete, y que las lágrimas caen por tu rostro sin que puedas evitarlo...

Y así ha ido pasando mi vida, siempre delicada, con un largo historial médico, ingresos hospitalarios...alguna operación, alergias, ahora mi celiaquia y a veces te hace pensar que son demasiados, pero cuando ves que sigues en el mundo, que día a día luchas por seguir, por levantarte, aunque te fallen las fuerzas y eso me pasa más a menudo de lo que puede pensar la gente...y que quizás los niños con los que compartí hospital ya no estén en este mundo, o enfermedades aún peores que sufre la gente sin cesar, no dejo de sentirme afortunada...

Pero no quiero provocar pena ni lástima, más al contrario, quizás mi debilidad física ha hecho que sea más fuerte en mi interior y que siga luchando por seguir aquí....poniendo una sonrisa a veces, aunque otras tenga ganas de llorar cuando veo que no puedo hacer nada o que tengo que bajar el ritmo pese a tener que hacer cosas.....cuando estoy bien, aprovecho para hacer cosas, porque luego sé que vendrán tiempos peores...las tareas diarias a veces son una tortura....

Al final parece que la enfermedad no te vence, más bien convives con ella y esto me hace pensar otra vez en la película, la decisión de Jane es digna de elogio pero como lo es el de muchas personas que cuidan a enfermos que no pueden hacer cosas por sí mismos.....Ellos son los importantes también, lo que entienden lo qué nos pasa, los que están ahí, a los que no hace falta contar que se te están deformando los dedos porque te miran las manos, lo ven y no dicen nada, aquellos que te quitan las bolsas y te ayudan a subirlas, a aquellos que te dan pequeños masajes, que te cortan un filete cuando no puedes, o te abren una bolsa o un bote porque no puedes....o que simplemente te dicen que todo lo malo pasará....

Sé que mis padres lo pasarían fatal si me vieran las manos, pero reconozco que ando un poco mejor desde que he dejado de comer gluten todas estas enfermedades reumáticas parecen que están relacionadas con la enfermedad, pero el mal de mis dedos sigue adelante, ya pude ver cómo todo se me iban a ir  deformando todos poco a poco. Es curioso que algún que otro reumatólogo, un tanto deshumanizado, me haya dicho que me podía ir al circo porque era muy flexible, pero otros me han tratado con respeto, con cuidado, diciéndome que lo que tengo no es nada bueno y que debo tener muchos dolores...
Yo, después de pasarlo muy mal muchas veces, sobre todo al principio, cuando no entendía la razón de que me pasara esto, cuando pasan meses en los que eres Nefermomi. me quedo con lo positivo, con el humor que le pongo al día a día, con la capacidad del ser humano para adaptarse a lo que le va pasando, como Stephen fue capaz de seguir adelante, con mucha ayuda y con un cerebro privilegiado que le hace uno de los mejores de nuestra época...nunca se sabe dónde nos va a llevar la vida, sólo hay que vivirla..

Y esta película me hace pensar que al final, más allá de enfermedades, de tesis, de dolores y de alegrías, lo que importa es el amor, sentirse amado por los que te rodean, comprendido...el amor todo lo cura, todo lo calma y yo me siento afortunada por estos seres especiales que me entienden totalmente.....Gracias por estar en mi vida a mis padres, a mi hermana, a Gema y a Antonio...y seguiré poniendo al mal tiempo buena cara y sonriendo pese a todo, que sé que os encanta....



lunes, 2 de febrero de 2015

¿Qué es un interin@?

Cuando una empieza a estudiar la carrera de su vida, esa que llena su alma y que lleva directamente a la enseñanza, se nos escapan pequeños detalles...Nadie nos explica, tampoco creo que pase en el caso de los maestros, lo que nos vamos a encontrar cuando nos examinemos por primera vez, cómo vamos a tener que estudiar aspectos que nunca desarrollaremos en un aula, cómo tenemos que aprendernos cual papagayos un temario obsoleto y a veces incoherente, ni lo el sistema injusto de acceso, ni lo qué nos vamos a encontrar en un aula...

En la mayor parte de los casos cuando nos enfrentamos a la primera oposición estamos muy perdidos, ignoramos qué prácticos nos van a poner, cómo los vamos a desarrollar y cómo nos van a evaluar los tribunales...Intentamos entender un sistema de acceso injusto, injusto el antiguo que primaba la experiencia sobre el examen, injusto el actual que prima el examen sobre la experiencia; ambos factores son esenciales, todos sabemos que tenemos que pasar un examen, una especie de criba, pero la experiencia es necesaria, es un bagaje que se va adquiriendo para cómo enfrentarse a un aula o a un alumnado (sobre todo en Secundaria) desmotivado y aburrido. No sé cuál es la solución, cuál es el modelo ideal de examen, quizás el primero debería ser tipo test, igual para todos, concediendo a todos las mismas posibilidades, del segundo examen todos sabemos que hay diferentes opciones.

Ser interin@ se va convirtiendo a lo largo de los años en una especie de pesadilla que nos acompaña en nuestro camino, no somos libres para decidir qué hacer con nuestra vida, sometidos a las oposiciones, sometidos a mirar día a día una lista de nombramientos (ya que la administración no llama, al menos en Madrid), a estar vinculados queramos o no a ese sistema y está claro o lo tomas o lo dejas; si no te enteras de tu llamamiento estás fuera, tienes que incorporarte al día siguiente, no desarrollar ninguna tarea más ( ni siquiera nos está permitido dar clases extraescolares de manera legal, hay que pasar un dictamen de compatibilidad, que no siempre te conceden)
Y sí, algunos que no estén dentro de este mundo pensarán, "si ya lo has intentado y no lo has conseguido, busca otro trabajo", sin entender que casi todos los que estamos metidos en esto, es por  absoluta vocación, por el convencimiento de que sólo el trabajo con los niños puede reconfortar a nuestra alma, que hemos nacido para ello....Sí, si, podéis pensar que soy una idealista, pero sin ideales no se va a ningún sitio, sin emoción no podemos desarrollarnos totalmente....Así que sí, somos apasionados de nuestra profesión y nunca renegamos de ello

Ser interin@ significa malos tiempos, días duros en los que sientes que no puedes seguir más, en los que la presión de la clase política, empeñada en crear Leyes Educativas en cada legislatura que nos vuelven locos y no solucionan los problemas, obcecados en echar tierra sobre nosotros dudando de nuestras capacidades, de nuestra formación e imponiendo, aquí en Madrid, un sistema educativo bilingüe que no representa los deseos de la mayoría de la población y que está demostrando ser poco fiable y válido a la larga. 

Ser interin@ significa examinarse cada dos años, prepararse continuamente, año tras año, oposición tras oposición, luchando contra la desesperación, la decepción, el descontento, la incomprensión de buena parte de la sociedad....y sí, nos examinan cada dos años, me gustaría a mi que mucha gente que trabaja les examinaran cada dos años (a los políticos se les debería hacer cada menos tiempo)...significa renunciar a buena parte de tu vida, a no salir en momentos determinados, a tomar decisiones sobre tu vida personal, a malas noches antes de los exámenes, a pensar si tanto sufrimiento compensa...

Y qué decir de la opinión de mucha gente sobre nosotros, que si tenemos muchas vacaciones, que si tampoco es para tanto, que si cobramos mucho...creen que cuando salimos del colegio o del instituto cerramos los libros y ya está, que dejamos de hacer cosas...pero no, todos nosotros, aquí incluyo también a los que ya tienen plaza, trabajamos fuera del aula, preparando clases, corrigiendo exámenes, buscando nuevas informaciones para interesar a nuestros alumnos y claro teniendo vida privada, que también es importante para el desarrollo de cualquier ser humano...

Y los interin@s nos desesperamos, vamos a manifestaciones, reclamamos que nuestra situación sea digna, que las aulas no estén colapsadas, que podamos dedicar el tiempo necesario a cada alumno,  que se entienda que se puede atender de forma personal a cada uno pero no con 130 alumnos por profesor....Y sí, la gente pensará que exageramos, que nos quejamos de vicio, pero entrar al aula cada día es una nueva aventura, los niños no están siempre igual, nosotros tampoco, y no es un trabajo mecánico....con lo cual cada día tenemos que intentar dar lo mejor de nosotros....

Ser interin@ es un trabajo de riesgo en los tiempos que corremos, todos los de las camisetas verdes parecen el enemigo en ciernes para la clase política, para esos que viven desde sus despachos la crisis, para los que llevan a sus hijos a colegios concertados o privados, para los que ceden la mitad de los fondos a colegios concertados, cuando deberían ser para la educación pública...y que se dedican a poner la primera piedra de más y más centros bilingües que no parecen la solución para los problemas actuales de los alumnos...

Pero ser interin@ también tiene su parte buena, en mi caso, y me imagino que lo compartirán mis compañeros, la sonrisa de un niño cuando está entendiendo lo que le explicas, las gracias que te da un antiguo alumno por haberle ayudado en un momento dado o por lo que le has enseñado....que un antiguo alumno te mande un mensaje todos los días que diga "profe te echo de menos", que te recuerden con cariño, que aprendan contigo y también sean capaces de hacerte aprender a ti....y los buenos momentos que se viven junto a ellos, cuando su curiosidad te sorprende tanto que no puedes hacer otra cosa que sonreír, cuando el supuesto "malote" de un centro se acuerda de ti en el Burguer y te regala un pequeño Ponny morado....cuando tu tutoría te dedica un cuento en el que eres la reina y te demuestran su cariño y conexión contigo...y tantos y tantos recuerdos que tengo guardados en el corazón...

Sin duda, lo mejor de ser interin@, al menos para mi, es eso...los momentos que te regala la vida con tus alumnos, ver cómo van avanzando a lo largo de curso, cómo se van creando vínculos que se mantienen en el tiempo...

Ser interin@ es un camino largo, arduo, en la mayor parte de los casos, no sacas la plaza a la primera, porque además de los conocimientos, influye la suerte, el tribunal en el que caigas, el día inspirado que tengas y que no haya órdenes de arriba que marquen cuántas personas tienen que aprobar...Ya, ya, sé que es mucho desear que el proceso fuera limpio, que pudiéramos ver nuestro examen cuando reclamamos, que se hiciera otro tipo de prueba más relacionada con el trabajo en el aula...No exponer una Programación de Aula que no nos creemos ni nosotros y que es imposible llevar a cabo en su totalidad por las peculiaridades de los alumnos que tenemos, porque cada uno es un mundo, igual que nosotros y no todos aprendemos igual ni nos interesan las mismas cosas...

En fin, dejo ya mis divagaciones, sin dejar de recordar que doy gracias todos los días por haber elegido la mejor profesión del mundo para mí y que no abandonaré. ni pienso hacerlo..y sé que esto lo piensan muchos de mis compañeros de fatiga...no nos quitarán nuestro sueño...