Google+ Followers

martes, 10 de enero de 2017

La selección natural en Educación


Hace unas semanas estuve viendo una película sobre Darwin y "El Origen de las especies", y me hizo pensar en la selección natural que él creó, experimentó y argumentó, que no sólo se limita a los animales, sino que se extiende a la sociedad, a esos humanos que nos sentimos superiores al resto, pero ¿en realidad lo somos?, ¿somos todos iguales?, ¿o terminamos siendo seleccionados por el medio social en el que vivimos?...

Hoy hablaré sobre Educación otra vez, o más bien, sobre centros educativos, un área que no domino totalmente pero del que tengo ciertas nociones o experiencias, o quizás sensaciones. Cuando escuchas términos como "centros de difícil desempeño", "centros de excelencia", "centros de sección bilingüe", "centros no bilingües", "centros concertados", "centros privados", me vienen a la cabeza una infinidad de ideas. ¿Son todos iguales?. 

La realidad es que no, cuando empiezas a pensar a qué centro enviar a tu niño, ya sea bilingüe o no, público, privado o concertado, además de elegir la opción que se considera mejor, se está seleccionando a los futuros compañeros que estarán en el colegio o instituto con ellos, y que irán forjando su forma de ser, de comportarse y de crecer como ser social. Es posible que la decisión de enviar a un hijo a un centro bilingüe tenga que ver con el deseo de los padres de que aprendan idiomas (absolutamente necesarios para la vida actual, pero no llevado a cabo de esta manera), y puede que también se relacione con que la propia selección de los niños que se deseamos que les rodeen, o tal vez, la decisión tenga que ver con que los centros de los alrededores alberguen a niños con algún tipo de problemática económica o social.

Siguiendo este planteamiento, ¿se selecciona a los niños que van a un centro bilingüe?, en la mayoría de los casos puede que sí, se pretende vender que saldrán mejor formados en idiomas, pero en contenidos no siempre pasa así (lo de las habilidades sociales habría que implantarlo en todos los centros, con lo cual no es significativo a la hora de diferenciar unos centros de otros). El programa bilingüe, desde mi modesta opinión, está pensado para niños que no tengan problemas, niños que asimilen sin dificultades las asignaturas que se impartan en un idioma que no es el materno. Nos podemos esperar de que les vaya bien al 100 por 100 si nuestros hijos tienen problemas de asimilación, dislexia, concentración, TDHA o similar...

Y sí, sé que los compañeros que trabajan en centros bilingües dirán que esto no es así, que no es real, que ellos trabajan, que intentan llegar a todos, pero un niño que tiene dificultades para leer o comprender en su idioma materno, es complicado que pueda asimilar conocimientos en otro idioma, con lo cual se irá quedando atrás...

Además, seamos realistas en muchas ocasiones la atención a la diversidad falla en la mayor parte de los centros por falta de medios y personal, al final termina llevándose a cabo con el esfuerzo de los profesores que estamos día a día con ellos. Desde luego, el bilingüísmo y la propia LOMCE solo buscan los resultados finales, no tanto el bienestar y el aprendizaje de los niños, o si están aprendiendo del modo adecuado. 

Repetir mecánicamente, o dicho de otro modo más coloquial, "vomitar la información", no enseña, no genera un espíritu crítico, no desarrolla las capacidades y habilidades individuales de cada niño, y parece que la disminución de contenidos se justifica por el aprendizaje del inglés. Es cierto que la disminución de contenidos se extiende también a los centros no bilingües, ya que los libros de texto parecen más revistas que reflejar contenidos adecuados.

Y en la mayor parte de los casos, los centros bilingües se suelen llevar más fondos que el resto de los centros (obviando los concertados), ya que son los que realmente interesan a la Administración, porque les da cierto prestigio a nivel social, o eso creen ellos. Eso sí, nunca van a reconocer que el bilingüísmo planteado como está es un fracaso.

A continuación están los centros no bilingües, vamos los IES o Institutos de toda la vida. Esos en los que se intenta sacar adelante a alumnos que tienen dificultades, donde se procura individualizar la enseñanza, pero careciendo de muchos medios y tirando de la buena predisposición de los profesores. Si tienen la suerte de caer en una zona denominada "normal", es posible que muchos de ellos salgan adelante, y se conviertan en miembros válidos de la sociedad (si es que hay una forma de medir qué es lo válido o lo inválido).

Por tanto, ¿qué es ser válido?, ¿competir con los demás?, ¿pisar a los compañeros?, ¿o quizás algo más utópico cómo tener en cuenta las habilidades y capacidades de cada uno, desarrollar sus diferentes inteligencias, o creando individuos capaces de entender y valorar la realidad que les rodea?, ¿tal vez futuros adultos capaces de trabajar en equipo y ayudarse, capaces de ponerse en el lugar de los demás para crear una sociedad más solidaria?...

Pero en estos centros públicos no bilingües también se selecciona, entre los centros que tienen medios y no, entre los implicados y los decepcionados por el sistema educativo, entre los centros con cierto enchufe con las diferentes Consejerías de Educación, entre los niños que van por la vía ordinaria y los que van derivando a PMAR o FPBÁSICA, donde ya se está seleccionando a una parte que tiene el futuro y las posibilidades más limitadas. 

Y en ellos, buena parte del profesorado está implicado, tiene ganas de luchar, pero faltan medios, y lo que es más importante, escasea la motivación en los alumnos,  imponiéndose el desánimo, desinterés, e incluso, la soberbia de no saber qué les espera ahí fuera....Y a ratos tienes la sensación de luchar contra un imposible, ni Don Quijote lo tuvo tan difícil en muchos casos.

Dentro de estos centros públicos están esos mal llamados "centros de difícil desempeño", que son innombrables pero existentes...Centros más complicados, donde el alumnado tiene tantos problemas, que se hacen necesarias otras medidas que van más allá del cumplimiento de currículos, donde hay que pararse a hablar más con ellos, a entender sus comportamientos y necesidades...Y en estos centros observas mejor cómo los alumnos están desencantados siendo tan jóvenes, con escasas esperanzas de futuro y apenas expectativas de salir del lugar en el se encuentran...

Esperando un "milagro" que les saque de estos barrios complicados en los que viven...pero no son conscientes de que la única forma de obrar el milagro, es formándose, aprendiendo para poder optar a un futuro mejor... En estos centros se disparan los problemas, los conflictos y los suspensos...estos no salen en los informes para sacar pecho por las "bondades de la Ley Educativa de turno, no interesan, están seleccionados ya desde el principio, abocados, en su mayoría al aislamiento, al fracaso y a no salir de ese círculo vicioso en el que han nacido y crecido.

Y así es la cruda realidad diaria, si se consigue sacar a un porcentaje mínimo adelante se ve como todo un triunfo, el triunfo de una injusta selección marcada por dónde vives y por quién eres...

En el fondo, es parecido al caso de los animales, aquí se salvan los más fuertes, las especies más y mejor adaptadas...¿y en Educación?. Las diferentes Leyes Educativas que hemos sufrido y, en especial, la LOMCE, selecciona desde el principio, decide quién puede y quién no puede estudiar más, quién puede tener oportunidades o no....y no podemos creer en la frase más típica de la LOMCE, "de valorar el esfuerzo"...¿El esfuerzo en qué?,  ¿ ¿en formarse para estudiar carreras competitivas?, ¿quitando la música, la filosofía o las artes?...

Se busca que estudien los de siempre y que el resto se convierta en mano de obra barata, que no se queje porque carece de formación suficiente, que no pueda alcanzar las oportunidades que nuestros padres buscaron para nosotros...Oportunidades sesgadas a muy temprana edad en el instituto, provocadas en parte por ellos(por su manifiesto desinterés, o pensamiento de que fuera les va a ir mejor, que van a encontrar un buen trabajo así porque sí) y por el sistema en el que estudian....

Los que van a PMAR o a FPBÁSICA difícilmente podrán optar a estudios superiores..y los mismos alumnos creen que es el único camino que les queda, porque son "tontos", sacar por lo menos la ESO para tener un curro; sí, un trabajo en el que puedan aprovecharse de la ignorancia de muchos de ellos...Además, se une que muchos de estos alumnos están decepcionados de todo siendo tan jóvenes, no sienten la necesidad de superarse, sus padres intentan darle todas las cosas materiales que pueden y creen que siempre será así. 

También, porque creen que en el mundo laboral todo va a ser como el instituto, donde muchas veces se permite que entreguen trabajos fuera de plazo, que hagan exámenes fuera de los días de los mismosm donde una media disculpa les vuelve a integrar en la clase aunque falten el respeto a todo el mundo...pero la vida real no es así, en ella las oportunidades no se dan todos los días, la sociedad no siempre va a cuidar de ellos ni a darles consejos...La realidad es que estos chicos no entienden que lo único que puede salvarlos es estudiar...

En fin, si esto no es selección operada y buscada por los que mandan, no sé qué puede serlo...Y no quiero dar lecciones de moral, ni convencer a nadie de si mis postulados son los más adecuados o no, cuando se decide dónde enviar a tus hijos a estudiar, haces lo que crees mejor para ellos...es posible que me equivoque en muchas cosas, pero lo que sí está claro es que por este camino no vamos bien, y hay que cambiar, renovar algunas cosas, hacer planteamientos diferentes, pero es un camino largo y angosto...

Gracias, como siempre por la paciencia, y por vuestras lecturas....

No hay comentarios:

Publicar un comentario