Google+ Followers

jueves, 29 de noviembre de 2012


De algo estoy segura
Hoy no siento lo mismo
A veces dudo si mi corazón
Te ha hecho caer en un oscuro abismo
De algo estoy segura
Ya no eres el fantasma
Que me rondaba haciendo un callejón
Cada segundo donde te pensaba
No siento la llamada de tu piel
Ya no termino con la piel en llamas
No sé mañana, sé de hoy y
Hoy no es amor, no es ternura
No es odio, ni amargura
Hoy he salido de ti, bordeando la locura
Hoy no es pasión lo que siento
No es pena, ni tormento
Hoy he salido de ti y entre lágrimas
vi romperse el firmamento
De algo estoy segura
No sabes lo que sientes
Pero no quieres que me lleve el mar
Por si me pierdes entre la corriente
De algo estoy segura
Lo nuestro está en tus sueños
Y tienes miedo a hacerlos realidad
Por si descubres que así no te quiero
No siento ganas de luchar por ti
Ya no me dejas a morir por dentro
Te dejo la llamada de mi piel
Mientras decides sí o no te dejo
Y no te miento, sé que siento que
Hoy no es amor, no es ternura...
Llevo todo el día con esta canción en la cabeza, fiel reflejo de mis sentimientos, y me hizo pensar en el AMOR…en ese amor verdadero, que te deja sin respiración, sin habla, que hace que en su presencia te quedes sin argumentos, sin nada que decir y sólo seas capaz de expresarlo por escrito. Ese amor que te hace vibrar, reír, llorar, soñar, sufrir y pensar que no podrías vivir sin su presencia, sin tenerle cerca, sin tocar su piel, sin una mirada suya, sin una sonrisa…ese amor que te hace repetir su nombre a todas horas y vivir en un continuo atontamiento…Ese amor lindo, preciado, que no se repetirá muchas veces en la vida…
Pero las circunstancias me llevaron a una decisión definitiva y sin retorno, cuando levantarme empezó a suponer un sufrimiento, cuando pagaba con todos los que me rodean la extrema tristeza que destilaban todos los poros de mi piel , cuando mi vida carecía de sentido sin él pero a su lado me iba destruyendo poco a poco, día a día, cuando pronunciar su nombre suponía un dolor lacerante en mi alma, cuando mi alegría se iba apagando día a día…En ese momento, sabiendo que sería duro, largo y tormentoso, arranque parte de mi corazón y lo cedí a cambio de mi libertad, a cambio de resurgir de mis cenizas, a cambio de volver a sonreír a la vida….Nunca me arrepentí de la decisión, siempre supe que había tomado la mejor decisión, por dolorosa que fuera, a veces es mejor romper con algo a tiempo que no poder superarlo en la vida…
Desde luego he pagado con creces las consecuencias de este amor verdadero, de haber entregado mi alma (lo del cuerpo resulta más fácil y mucho menos comprometido) porque no he podido volver a hacerlo…Después de ese amor, el resto han sido historias que han pasado, con más o menos gloria, son más o menos alegría…ninguno ha llegado al fondo de mi alma, a tocar ese fondo blando que aún guardo como un tesoro en lo más profundo de mí….
La vida se ha encargado de endurecerme por diferentes circunstancias, mi primera renuncia o sensación de vacío fue renunciar a mi amor…eso me empezó a hacer fuerte…después el vacío que dejó mi padre en mi corazón me volvió más dura, quizás hasta más insensible, menos llorona y menos blanda….Y ahora el inmenso vacío de la perdida de mi madre me hace asentar todavía más mis deseos de sonreír a la vida aunque sea duro, sólo tenemos estos instantes en la tierra, hay que intentar disfrutarlos…y hacer todo lo que nos apetezca en cada momento…Puede que a algunos que me conocéis bien os sorprenda que cuelgue esto en mi estado, a los que me conocéis menos puede que os sorprenda otra vez…pero hoy sentía esta necesidad y así la reflejo..
Besos a todos…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario